miércoles, 3 de mayo de 2017

"La vida negociable"

Hace unas horas que he terminado de leer la última novela de Luis Landero, "La vida negociable", y sigue revoloteando por mi mente las aventuras y desventuras de Hugo Bayo, ese peluquero -protagonista de la novela- cuya vida ha estado siempre alejada de sus sueños de genio incomprendido.

Landero, como es costumbre, nos deleita con una imaginación desbordante, un lenguaje rico y ajustado y un sin fin de sorpresas y guiños inesperados. "La vida negociable" es una novela oral, una historia narrada por el propio protagonista al estilo de los juglares populares que iban contando sus historias por los pueblos y caminos.

Realmente la vida ¿es negociable?, o por el contrario es fruto del azar, de las coincidencias en las que el ser humano nos vemos obligados a subirnos al tren en marcha o a dejarlo pasar. ¿Cuál es nuestra vida? La que soñamos, la que deseamos vivir o la que realmente vivimos. De todo esto habla esta novela de forma sorprendente, llena de matices y de belleza.

Landero nos enfrenta a situaciones dramáticas, comedia,  épica o folletín y recorre los diferentes géneros y registros de la narración oral. De todo tenemos en esta estupenda novela, cuya lectura recomiendo vivamente.

Hugo Bayo, en las páginas finales de la novela, después de tantas vicisitudes y tantos fracasos como ha vivido, recuerda que su padre siempre le decía "que todo en la vida es negociable" y comenta "y es verdad. Si no con todo, uno tiene que aprender a negociar con muchas cosas, empezando por uno mismo, y también la felicidad se negocia, y los sueños y las ilusiones también se negocian". Esa negociación con uno mismo es la que nos puede llevar a situarnos en este mundo que nos ha tocado vivir.

Con tanta podredumbre con la que nos despertamos quizás nos convenga "negociar",  decidir qué es lo que admitimos y lo que no, dónde nos situamos ante esta avalancha de corrupción y desvergüenza.

Muchas gracias.


martes, 11 de octubre de 2016

Aún se está a tiempo

Ayer hablaba con un buen amigo, militante socialista, sobre la crisis que vive su partido después del bochornoso espectáculo del comité federal del pasado sábado. Y me decía, entristecido y con lágrimas a punto de brotar de sus ojos, que si se cumplía la previsión de que el PSOE se abstuviera en la investidura de Mariano Rajoy, él abandonaría el partido --después de más de treinta años de militancia.

Me consta que no es un caso único. Conozco a más militantes que piensan lo mismo e incluso hemos podido leer en la prensa las historias de "viejos" militantes dispuestos a seguir su ejemplo. Y si nos referimos a los votantes, ¿cuántos millones más perderá el PSOE si apoya al corrupto Rajoy?

Nos están vendiendo la burra de que no hay otra salida, que la abstención permitirá hacer una oposición dura al PP y recuperar la confianza perdida, que las terceras elecciones serían un descalabro para los socialistas.

Tratemos de echar un poco de luz sobre estas afirmaciones:

-"No hay otra salida": mentira. Existía, y no se ha querido desarrollar, la posibilidad de organizar un gobierno del cambio con Podemos y Ciudadanos o los partidos nacionalistas. Esa posibilidad sigue estando; lo que ocurre es que ha sido vetada por la nueva dirección del PSOE, a pesar de que sectores progresistas de la ciudadanía la sigan defendiendo. Hace unos días salía una convocatoria en la prensa firmada por muchas personas de izquierdas y ayer, por ejemplo, la reivindicaba Baltasar Garzón en "El Intermedio". Ya sabemos que su consecución no es fácil, ¿pero quién pretende que reformar la sociedad en una dirección progresista sea fácil?

- "Haremos una oposición dura": mentira. No es que no tengan intención de hacerla, sino que no es posible.  La coalición PP-Ciudadanos, junto con el control del Senado por el PP y las posiciones de derecha de algunos partidos nacionalistas, hacen imposible llevar a cabo, en esas condiciones, ninguna política que favorezca los intereses de los sectores más desfavorecidos de la ciudadanía; y ya no digamos si la pretensión fuera acabar con la corrupción.

- "Las terceras elecciones serán un descalabro para el PSOE". Eso habrá que verlo. Es cierto que las encuestas predicen unos malos resultados --hablan de no llegar a ochenta diputados--, pero ¿debemos fiarnos de las encuestas? Aún es posible poner a un buen candidato, que los hay --y no precisamente esos denominados "barones"--, hacer una buena campaña y volver a atraer a muchos votantes desengañados. Conviene recordar que la pérdida de votos del PSOE corresponde a la segunda --y desastrosa-- legislatura de Rodriguez Zapatero y al periodo de Rubalcaba.  Durante el periodo en que Sánchez fue secretario general solo se perdieron el 0.3 por ciento de los votos. Nunca hay que tener miedo a unas elecciones si se ofrece una política que defienda los intereses de los ciudadanos, si se combate la corrupción, y si se pone uno del lado de los más débiles y no de los poderosos.

Aún se está a tiempo de rectificar. No se trata, como dice la ínclita Susana Diaz, de "coser", sino de defender políticas progresistas, de acabar con las luchas de poder dentro del PSOE y de defender a los ciudadanos y no las parcelas de poder que cada "baron" tiene. En definitiva, se trata de "ser socialistas".

Muchas gracias.


domingo, 9 de octubre de 2016

"Abstenernos no es apoyar"

El título de esta entrada es una de las frases con que nos ha deleitado el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, en una entrevista, precisamente ¡qué casualidad!, en EL PAÍS. Y añadía, por si quedaba alguna duda, que "se ha revelado imposible otra opción de gobierno, por lo que ahora se requiere un aterrizaje forzoso en el principio de realidad, que no sintoniza con el sentimiento de los militantes más fervorosos".

La ínclita Susana Díaz no se ha cansado de repetir que "con 85 diputados no es posible gobernar", eliminando así cualquier posibilidad de intentar un gobierno alternativo al de Rajoy.

85 diputados suponen el 24 por ciento de un total de 350 que conforman el Congreso. Casualmente el PSOE gobierna en la Comunidad Valenciana con 23 diputados de 99, es decir con el 23 por ciento. Sin embargo, Ximo Puig es uno de los que más ha criticado a Pedro Sánchez por intentar formar gobierno. Pero no es el único caso, el también "crítico" Javier Lambán gobierna en Aragón con 18 diputados de 67, es decir con 27 por ciento del total. Y para terminar, el propio presidente de la gestora, Javier Fernández, lo hace con 14 diputados de 45, es decir el 31 por ciento.

Realmente resulta difícil de entender que el 24 por ciento no sirva y, en cambio, sea normal que valga el 23, el 27 o el 31 por ciento. Y lo que es peor, a la hora de buscar una explicación lógica: todos estos gobiernos autonómicos están apoyados por Podemos, la misma organización que estaba en condiciones de apoyar al gobierno del cambio a nivel estatal. ¿Alguien me lo puede explicar?

Creo que los votantes del PSOE, y ya no digamos los que son militantes, tenemos el derecho a que nos lo expliquen. Señora Díaz, señor Fernandez, basta ya de mentiras, basta ya de engaños, dejen de considerarnos imbéciles y denos una explicación razonable.

¡Ah! ¿que no la tienen? Eso ya lo sabíamos. Se trata de abstenerse en la votación de investidura de Mariano Rajoy, y como Pedro Sánchez no estaba por la labor, pues nos lo quitamos de en medio y ya está. Nada importa que la militancia y la inmensa mayoría de sus votantes estemos en contra, nada importa que el PP esté corrupto en su totalidad, nada importa que cuatro años de legislatura de Rajoy hayan aumentado la desigualdad y la pobreza en nuestro país.

Pero es que Pedro Sánchez iba a pactar con los independentistas, dicen algunos. ¡Qué horror! Siempre será mejor no hablar con ellos, ningunearles y así ir aumentando el sentimiento independentista, como ha venido haciendo Rajoy, hasta que Cataluña se independice.

No permitamos que esto ocurra. No al gobierno al Rajoy

jueves, 29 de septiembre de 2016

¿Qué pasa en el PSOE?

Como a la inmensa mayoría de los ciudadanos progresistas de este país la situación que se ha creado en el  Partido Socialista me tiene preocupado y, sobre todo, indignado. La forma en que un grupo de "profesionales de la política" se han pasado por la entrepierna la decisión mayoritaria de la militancia socialista, que eligió a Pedro Sánchez como Secretario General, nada tiene que ver con la democracia, ni con la historia de un partido centenario -que esté uno de acuerdo o no con sus posiciones políticas- merece respeto.

¿Cómo se ha podido llegar a esa situación? Los medios de comunicación no están dando, en general, una versión absolutamente distorsionada de la realidad; como ejemplo, leáse el infame editorial de EL PAÍS de esta mañana. No tiene la culpa de todo Pedro Sánchez, no han sido los malos resultados obtenidos en las elecciones de Galícia y el País Vasco la razón de tal desatino.

Hagamos un esfuerzo y tratemos de reflexionar con cierto detenimiento. Retrocedamos al día siguiente del 26-J. los resultados no fueron buenos pero la posición del comité federal que se reunió posteriormente fue la de decir no a la investidura de Rajoy y esperar a las elecciones del 27-S.

Las "fuerzas del mal" empezaron a hacer algún amago de crítica pero nadie quería cargar con el muerto de apoyar un gobierno de Rajoy mediante la abstención del PSOE, así que se decidió esperar a que después del 27-S las circunstancias permitieran ese gobierno sin que tuvieran que pringarse. No nos olvidemos de que el objetivo principal de esas "fuerzas del mal" ( grandes empresarios, IBEX, multinacionales, Bruselas, grandes medios de comunicación...) era, y seguía siendo, asegurar un gobierno del PP; o dicho de otra manera más precisa, que no hubiera un gobierno de izquierdas, un gobierno de cambio.

Desgraciadamente para ellos el 27-S no les resolvió el problema sino que, por el contrario, facilitó lo que no querían: la posibilidad de un gobierno de izquierdas. (El PNV no iba a necesitar al PP, sino a los socialistas y en Galicxia todo seguía igual). En ello estaba trabajando Pedro Sánchez, junto a Pablo Iglesias y las negociaciones iban por buen camino. ¡Y entonces se desató la alarma!

Se tocó a arrebato y se pusieron todos manos a la obra, empezando por el "insigne" Felipe Gónzalez, y todo ese sector del socialismo que nacionalista español y bastante de derechas, encabezado Susana Díaz. Resultado conseguido. Habrá gobierno de Rajoy, no para cuatro años más sino probablemente para muchos más. Y el Partido Socialista destrozado.

Sólo nos queda una esperanza: los militantes socialistas. Que no pueden permitir este atropello y que, más pronto que tarde conseguirán darle la vuelta a esta insensatez.

Y una pregunta inocente: ¿Que hace Unidos Podemos sosteniendo los gobiernos autonómicos de estos impresentables?

Muchas gracias.

miércoles, 31 de agosto de 2016

¿Tendremos gobierno?

Ésta es la pregunta que aparece como tema central en los medios de comunicación y, obviamente, en la actividad de los políticos. Pero, ¿es la pregunta central de la ciudadanía? Según mi modesta experiencia personal, no lo es.

Voy todos los días al gimnasio y hoy también lo he hecho. Suelo hablar con los compañeros que me rodean, para tratar de matar el aburrimiento que las dichosas máquinas me producen, y os puedo asegurar que ninguno ha hecho ni el más mínimo comentario sobre la famosa investidura. Tampoco en la cafetería en la que me suelo tomar un café a la salida del gimnasio. Eso sí, la televisión, tanto en el gimnasio como en la cafetería, estaba encendida y transmitía el debate de investidura.

La investidura no interesa a la ciudadanía. ¿Es, entonces, que no le interesa la política? Algo de eso hay, pero con algún matiz. Lo que no interesa es esta política, la de la mayoría absoluta del PP, la de los recortes, la que sólo sirve para hacer cada día más difícil la vida de millones de personas. Porque la pregunta que nos tenemos que hacer no es si hay o no gobierno, sino qué tipo de gobierno es el que queremos que haya. Y la respuesta es, no el gobierno de Rajoy.

Estos días se ha publicado en la prensa un manifiesto firmado por centenares de personas, muchas de ellas de reconocido prestigio de izquierdas y progresista, que animan a los políticos para que se forme un gobierno entre Ciudadanos, Partido Socialista y Unidos Podemos. Estoy completamente de acuerdo, sea cual sea la fórmula que se adopte, que por cierto hay muchas. Ya lo intentó Pedro Sánchez en la brevísima anterior legislatura, y no se llevó a cabo, siendo entonces bastante más fácil que ahora su realización.  Olvidemos el error, no busquemos culpables y aprovechemos esta ocasión para aprender de ello y rectificar. Esa sería una buena salida a la situación y es perfectamente posible.

¿De qué depende que se consiga?  Si dejamos que sean sólo los políticos los que resuelvan la situación, volverán a enredarse en bagatelas y no lo harán. Seamos los ciudadanos los que lo consigamos. No basta con votar cada cuatro años --bueno, últimamente cada seis meses--; la democracia exige de nosotros participar activamente en las decisiones y más en situaciones criticas como la actual.

Defendamos un gobierno de progreso que es lo que los votos piden, si no queremos seguir aguantando los recortes, la corrupción y el aumento de la desigualdad, que es el programa de gobierno del Partido Popular.

Muchas gracias.

martes, 30 de agosto de 2016

Joaquin Torres-García

Acabo de ver la exposición de Joaquín Torres-García en la Fundación Telefónica.  Me ha gustado tanto que me ha obligado a volver a mi blog para recomendar a todos mis amigos que vivan en Madrid y que no la hayan visto, que no se la pierdan de ninguna manera, pues finaliza el próximo 11 de septiembre.

Es una exposición magnífica y muy completa que permite, además de disfrutar con cada obra, apreciar la evolución artística de Torres-García y su concepción del arte, especialmente su visión del constructivismo.

Había tenido ocasión de ver, de forma aislada, algunas de sus obras, pues están prácticamente en todos los museos importantes del mundo, pero nunca en la cantidad y calidad de las que se ofrecen en esta muestra. Hay que ir preparado pues son 170 obras y requieren tiempo, paciencia y buena forma física para verlas en detalle.

Me han gustado mucho los objetos tridimensionales que de alguna manera combinan la arquitectura y la pintura: esas repisas con un vaso o una botella pintada, esos juguetes que intentó incluso comercializar, esas esculturas en madera con planos diferentes.

Resulta curioso el afán de Torres-García por combinar lo moderno, por reflejar la actualidad a veces tremenda --como esa etapa de preguerra--, con lo antiguo, con la Arcadia idílica o las culturas precolombinas. Esos relojes que aparecen en los cuadros, recordando el tiempo en que estamos, esos pictogramas sencillos como un pez o un pan, la inclusión de letras y palabras en los cuadros para que no solo haya que mirar sino también leer.

Todo ello resulta muy estimulante y enriquecedor. Un desafío intelectual que no nos debemos perder. Y un disfrute completo ante la belleza sencilla que emana de sus obras. Lo dicho: no os perdáis esta exposición.


Conforme he entrado en el blog he comprobado que desde mediados de julio no he escrito nada. Tengo que reconocer que el verano es mal consejero para el trabajo y la reflexión, incluso para los jubilados como yo. Espero que la próxima llegada del otoño y el fin de los calores que hemos padecido estos últimos tiempos me permitan reiniciar un contacto más regular con todos mis amigos y lectores.

Por cierto, he visto que el último blog hablaba de mi libro. Como sabréis la mayoría, se consiguió el objetivo de financiar su edición, ya he corregido la versión definitiva y estoy a la espera de que entre en imprenta. Lo tendremos en nuestras manos a primeros de noviembre.

Muchas gracias.


lunes, 11 de julio de 2016

Pasamos el Rubicón

Después de diez días de campaña para la edición de mi libro "Cartas desde la cárcel" ya tengo !!ochenta!! apoyos, más de la mitad de los que se requieren para su publicación. Gracias, amigos y amigas, vuestro es el éxito.

Pero no podemos dormirnos en los laureles.  Nos queda hacer un esfuerzo más para llegar a los 150 apoyos que se necesitan. ¿Lo voy a conseguir? No tengo ninguna duda.

Empiezo por recordar a los que todavía no han tenido la oportunidad de hacerlo -la época es mala, muchos estáis de vacaciones- que tenéis una tarea pendiente que requiere no más de cinco minutos. ¡Sacar esos cinco minutos de vuestro tiempo!

Y a los que ya habéis cumplido, que sois la mayoría, os pido un esfuerzo suplementario, que espero podáis hacer: encontrar ¡un! amigo, tan sólo uno, que pueda estar interesado, y animarle a que se convierta en mecenas de mi libro. Si lo hacéis todos, habré cumplido con la exigencia de los 150 apoyos.

Y como no me voy a conformar con ese mínimo --pues estoy seguro de que hay mucha más gente interesada en conocer esta historia--, os animo a que desarrolléis cuántas iniciativas os surgen para multiplicar el número de mecenas.

Quedan veinte días de campaña. Espero que dentro de poco os pueda informar de que el objetivo se ha cumplido.

Que no se nos olvide el enlace:
https://libros.com/crowdfunding/cartas-desde-la-carcel/

Muchas gracias.